Cuspide.com

BUSCAR

Normalmente salida del depósito en 3 días

AR$ 23,00
U$s 0,42

convertir a otras monedas

Sumás 11 puntos

Canjealo con 230 puntos

Precios válidos para compras on-line

Para vencer la timidez, lo primero que se debe tener en cuenta es la magnitud del problema, con el fin de darle la atención que requiere. En la película El discurso del rey, basada en un hecho real, el monarca inglés Jorge VI, preso de una timidez extrema, se siente imposibilitado de dar un discurso a su pueblo. Además, tiene un problema de dicción, la tartamudez, lo que aumenta su sufrimiento; y recurre a la ayuda de un especialista para superar sus temores. Muy parecido es lo que sucede en la película Habemus Papa: tras la muerte del Papa, el nuevo pontífice, recién elegido en el cónclave, no puede enfrentarse al pueblo y dar un discurso.
Se niega a encarar la situación porque se ve superado por una timidez que lo bloquea; finalmente, encuentra apoyo en un psicoanalista. Siguiendo con los ejemplos simples del cine, la película Amelle muestra, de manera amena, la vida de una joven francesa que no consigue alcanzar el amor a causa de su timidez. Lo intenta pero no se siente capaz y decide dedicar su vida a resolver los problemas de los demás.
Como se puede observar, la timidez no distingue edad, religión, etnia, ni estatus social. La pueden padecer en la misma medida hombres y mujeres; y no siempre se trata de personas apocadas, temerosas e introvertidas. Usted puede ser una persona que se desarrolle bien socialmente, pero que en circunstancias específicas se sonroje, le tiemble la voz, le caigan gotas de sudor por la frente y le transpiren las manos. Son comunes los casos de personas que, por ejemplo, se desempeñan bien en el ámbito de trabajo y, s

  • AUTOAYUDA
  • 64
  • 90
  • Rústica
  • 2012
  • Castellano
  • 9789876850711

Su comentario será moderado antes de su publicación. Este espacio le permite compartir su opinión sobre el libro con otros lectores, evite comentarios que no sean pertinentes ni alusivos al libro. Por favor sea amable, respetuoso y cuide su lenguaje.