Cuspide.com

BUSCAR

Normalmente salida del depósito en 3 días

AR$ 535,00
U$s 12,38

convertir a otras monedas

Sumás 267 puntos

Canjealo con 5350 puntos

Precios válidos para compras on-line

Quizás no haya debate más largo y encarnizado en la historia económica argentina que el del proteccionismo y librecambismo. Desde los tiempos de la Colonia, y durante todo el siglo XIX, esta opción pautó la manera de pensar el país y su desarrollo. Porque al cabo, el debate nunca fue puramente económico. Involucró a la sociedad, los intelectuales, la dinámica de las alianzas partidarias y las relaciones exteriores. También la forma en que Buenos Aires y las provincias dirimían su lugar y su preponderancia en la nación. Es decir, la política y las ideas.
Pero hay un momento, entre 1860 y 1880, donde el proteccionismo, como herramienta para el crecimiento del país, tuvo un auge inusitado. Parecía el camino adecuado para la formación de una germina burguesía industrial y para hacer realidad la ambición de la independencia económica, vía el incremento de la industria local, al estilo capitalista clásico. También para atenuar, o transformar radicalmente, los lazos de dependencia que Argentina tenía (y tuvo durante varias décadas más) con Gran Bretaña.
A partir de las políticas en boga, y de las ideas y escritos de Vicente Fidel López, el gran pensador de ese movimiento, José Carlos Chiaramonte estudia ese período, cuando el proteccionismo no era un dogma de izquierda o de derecha, sino una elección natural de muchos para la transformación definitiva de la Argentina. Y analiza también como esas ideas casi se extinguen en la década siguiente, para volver a comienzos del siglo XX casi como un anacronismo, como un resto resignado de un t

  • ENSAYO
  • 280
  • 350
  • Rústica
  • 2012
  • Castellano
  • 9789876281515

Su comentario será moderado antes de su publicación. Este espacio le permite compartir su opinión sobre el libro con otros lectores, evite comentarios que no sean pertinentes ni alusivos al libro. Por favor sea amable, respetuoso y cuide su lenguaje.