Cuspide.com

BUSCAR

Normalmente salida del depósito en 3 días

AR$ 450,00
U$s 10,49

convertir a otras monedas

Sumás 225 puntos

Canjealo con 4500 puntos

Precios válidos para compras on-line

Una simple ama de casa asesina de varias puñaladas a su marido y descubre en la cárcel una nueva adicción: leer libros. Lee más de doce mil a lo largo de tres décadas y está dispuesta a volver a matar para seguir con esa apasionante tarea. Sin conocerse, otras mujeres comparten destinos igualmente curiosos. Una periodista retirada de la alta sociedad pide reescribir su necrológica y descubre que nada importante pasó en su vida salvo un amor contrariado.
Otra colega, cercada por un poder fantasmal, se encadena todos los días a las rejas de un municipio para transmitir un programa de radio que nadie escucha. Una chica no logra encontrar a un 'hombre lógico' para casarse, una diva del cine maltrata a una asistente y termina viviendo de su compasión, una madre intenta manipular para siempre a su hija.
Estos son algunos de los personajes inolvidables de Las mujeres más solas del mundo, un libro lleno de sensibilidad y sorpresas. Una implacable máquina de narrar que se adentra luego en las comedias de la vida con temas espinosos: la infidelidad, la ceguera masculina, el narcisismo, la obsesión por el cuerpo perfecto, nuestras íntimas e inconfesables supersticiones, la neurosis de cada día y el fin del amor, que el autor de Mamá y Corazones desatados retrata con piedad pero sin concesiones.
Al final, Jorge Fernández Díaz acomete la crónica y los relatos verídicos con técnicas de novela. Trepidantes y a la vez sutiles, estos textos viajan desde la épica de Manuel Belgrano hasta los secretos de Diego El Cigala, y construyen una galería asombros

  • 318
  • 410
  • Rústica
  • 2012
  • Castellano
  • 9789876143462

Su comentario será moderado antes de su publicación. Este espacio le permite compartir su opinión sobre el libro con otros lectores, evite comentarios que no sean pertinentes ni alusivos al libro. Por favor sea amable, respetuoso y cuide su lenguaje.