Cuspide.com

BUSCAR

demora de envioNormalmente salida del depósito en 3 días

AR$ 300,00
U$s 3,03

Sumás 150 puntos

Canjealo con 3000 puntos cuspide max

Precios válidos para compras on-line

El espíritu del educador es su principal activo para su tarea. Su interioridad concentra el núcleo vital de todo su trabajo. Las decisiones políticas, el desarrollo de los programas, las orientaciones didácticas, todas ellas valiosas e importantes, no son eficaces ni transforman la enseñanza si no se acompañan de un continuo desarrollo interior personal.
La buena educación transforma a las personas, las humaniza.
Y en ese proceso la figura del maestro es fundamental, no solo por sus conocimientos o pericia técnica, sino sobre todo por la riqueza interior de todo su ser.
Por eso, el educador es testigo de esperanza, de verdad y de justicia y está lleno de coraje ético desde su autoridad (que no poder); confía y se confía a sus alumnos y dialoga con ellos; con una pedagogía de la compasión les ayuda a aprender, a hacer y a madurar, a mejorar, en una palabra. Y todo ello, no solo como individuos sino como ciudadanos.
'La energía que anima a los docentes es su propia espiritualidad, su mundo interior, el núcleo vital de su persona... Si queremos tener una mejor educación, es necesario que pongamos los ojos sobre el espíritu del educador, para que él mismo tome conciencia de sus posibilidades y talentos, fortalezca sus condiciones, haga frente a sus debilidades y dote de sentido a su tarea y a su vida', dice el autor en el prólogo.

  • 136
  • 170
  • Rústica
  • 2008
  • Castellano
  • 9789875731868

Su comentario será moderado antes de su publicación. Este espacio le permite compartir su opinión sobre el libro con otros lectores, evite comentarios que no sean pertinentes ni alusivos al libro. Por favor sea amable, respetuoso y cuide su lenguaje.

Defensa al Consumidor
AFIP