Cuspide.com

BUSCAR

Normalmente salida del depósito en 3 días

AR$ 695,00
U$s 11,49

convertir a otras monedas

Sumás 347 puntos

Canjealo con 6950 puntos

Precios válidos para compras on-line

Pocos personajes como Adolf Eichmann muestran tan claramente el horror del Holocausto. Asesino de escritorio, pieza clave en la telaraña burocrática que envió a la cámara de gas a millones de judíos, su figura sobresale con nitidez en el Olimpo de la muerte, junto a otros jerarcas del regimen.
Sin embargo, no era así a fines de la Segunda Guerra Mundial, cuando los aliados ocuparon Alemania. Por entonces su nombre no decía nada. Y su rostro menos. Hubo que esperar hasta el juicio de Núremberg para que Eichmann empezara a ser conocido como el criminal que fue. Pero ya era tarde: se había perdido en la Alemania profunda, convencido de que en unos años sus actos serían olvidados. Cuando se hizo evidente esa quimera, huyó a Italia, consiguió un pasaporte con ayuda de la Cruz Roja y ciertos miembros de la Iglesia católica, y en el puerto de Genova se embarcó hacia Buenos Aires. Corría el año 1950, y todo parecía indicar que la Argentina, hospitalaria para tantos nazis, le ofrecería la posibilidad de una nueva vida.
Y por casi diez años de hecho lo fue. Residió en Tucumán y luego en el Gran Buenos Aires, siempre de manera austera, o directamente miserable. Frecuentó a otros nazis que también habían hallado refugio, como Joseph Mengele, y creyó que su negro pasado estaba sepultado. Se equivocaba. Mientras el iba cada día a trabajar a la fabrica Mercedes Benz, desde Viena Simon Wiesenthal reconstruía su huida. Esa información finalmente llegó a Israel. Un comando del Mossad vino a Buenos Aires y lo secuestró, para juzgarlo en Jerusalén, d

Detalles de Eichmann En Argentina

  • OTRAS OBRAS
  • 356
  • 390
  • Rústica
  • 2007
  • Castellano
  • 9789509009912

Otros productos de ABOS ALVARO

Su comentario será moderado antes de su publicación. Este espacio le permite compartir su opinión sobre el libro con otros lectores, evite comentarios que no sean pertinentes ni alusivos al libro. Por favor sea amable, respetuoso y cuide su lenguaje.