Cuspide.com

BUSCAR

Normalmente salida del depósito en 3 días

AR$ 620,00
U$s 14,09

convertir a otras monedas

Sumás 310 puntos

Canjealo con 6200 puntos

Precios válidos para compras on-line

El esnobismo parece haber existido, aunque bajo tormas atenuadas, desde el origen mismo de la civilización. Según el Diccionario de la Real Academia Española, un esnob es 'una persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos'. Razón por la cual, el esnobismo tiene una larga historia. Una historia que, por otra parte, no es juiciosamente lineal: después de altibajos, conoce una ruptura capital cuando, hacia mediados del siglo XIX, el novelista inglés William M. Thackeray populariza las palabras esnob y esnobismo, dando así a esta actitud, al mismo tiempo que un nombre, una consistencia y una amplitud inéditas, que ya no serán desmentidas desde entonces. Desde la noche de los tiempos, el esnobismo es la cosa más extendida en el mundo. Y de hecho, ¿quién puede afirmar sin enrojecer no haber sido sorprendido jamás, por él mismo o por los demás, en el silencio del cuarto de trabajo o en el fragor del mundo, en flagrante delito de esnobismo? El esnobismo refleja siempre, aunque sea de manera indirecta y deformada, la evolución de las sociedades donde prospera: en la ocasión, los movimientos sucesivos de democratización y de mundialización. De ahí una semejanza todavía creciente, si es posible, entre los esnobs de todos los países. Pero en nuestros días vira a la cuasi-identidad: las esnobistas, fashionistas y fashion victims del mundo entero ahora parecen todas hechas sobre el mismo modelo.
Historia del esnobismo muestra la evolución y permutación, desde el siglo XVII hasta nuestros día

  • 328
  • 420
  • Rústica
  • 2009
  • Castellano
  • 9789506202897

Su comentario será moderado antes de su publicación. Este espacio le permite compartir su opinión sobre el libro con otros lectores, evite comentarios que no sean pertinentes ni alusivos al libro. Por favor sea amable, respetuoso y cuide su lenguaje.