Cuspide.com

BUSCAR

Normalmente salida del depósito en 3 días

AR$ 550,00
U$s 9,09

convertir a otras monedas

Sumás 275 puntos

Canjealo con 5500 puntos

Precios válidos para compras on-line

Reseña del libro Guemes

Ver índice

Era un problema ser gaucho y andar repartiendo tierras en medio de terratenientes nostálgico del feudalismo. Un problema, también, ponerles el pecho a las balas y armar la primera estructura guerrillera de la patria y darle el nombre de 'los Infernales'. A los políticamente correctos de todos los tiempos personajes como el compatriota Martín Miguel de Quemes no puede caerle bien. Quizá por eso no está en el procerato nacional y solo se lo conoce y se lo recuerda como se merece en su Salta natal.
El hombre que durante años sería la pesadilla de los ejércitos españoles con sus tácticas guerrilleras nació en Salta el 8 de febrero de 1785. A los 14 años ingresó en la carrera militar incorporándose al 'Fijo de Infantería' que estaba acantonado en Salía. Participó en la defensa de Buenos Aires durante las invasiones inglesas y al producirse la Revolución de Mayo, se incorporó al ejército patriota destinado al Alto Perú y formó parte de las tropas victoriosas en Suipacha.
Desde 1814 Quemes se había puesto al frente de una partida cada vez más nutrida de gauchos guerrilleros que les hacía la vida literalmente imposible a los invasores.
El general San Martín, designado en reemplazo de Belgrano en el Ejército del Norte, recorrió la zona de combate a comienzos de aquel año y pudo comprobar las atrocidades cometidas por los españoles contra nuestra gente. Los 'civilizadores' no respetaban mujeres, niños ni ancianos.
Veían en los pueblos por los que pasaban el semillero de los rebeldes, desconfiaban de todos y no se equivocaban, todo

Detalles de Guemes

Comentarios sobre Guemes

Su comentario será moderado antes de su publicación. Este espacio le permite compartir su opinión sobre el libro con otros lectores, evite comentarios que no sean pertinentes ni alusivos al libro. Por favor sea amable, respetuoso y cuide su lenguaje.