Cuspide.com

BUSCAR

Normalmente salida del depósito en 3 días

AR$ 1.040,00
U$s 18,09

convertir a otras monedas

Sumás 520 puntos

Canjealo con 10400 puntos

Precios válidos para compras on-line

'Leo, de pluma de Sollers, que para él Claudel es, ante todo, el que escribió: 'El Paraíso está alrededor de nosotros en este mismo momento con todos sus bosques atentos como una gran orquesta invisiblemente que adora y que suplica. Toda esta invención del Universo con sus notas vertiginosamente en el abismo una por una donde el prodigio de nuestras dimensiones está escrito'. Pues bien, Lacan es para mí el que en este seminario afirma: 'El infierno nos conoce, es la vida de todos los días'.
¿Es lo mismo? íAh, no lo creo! Acá no hay adoración, no hay orquesta invisible ni vértigos ni prodigios. Empecemos por el final: Lacan 'evacuado' de la calle de Ulm con sus oyentes, no sin resistencia ni escándalo. El episodio dio que hablar. ¿Qué había hecho él para merecer esto? Se dirigió no solo a los psicoanalistas, sino también a una juventud aún enardecida por los acontecimientos de mayo, que lo acepta sin embargo como un maestro del discurso en el mismo momento en que sueña con subvertir la universidad.
¿Qué les había dicho él? Que 'Revolución' quiere decir volver al mismo lugar. Que en lo sucesivo el saber impone su ley al poder y que se ha vuelto ingobernable. Que el pensamiento es como tal una censura. Les habla de Marx, pero también de la apuesta de Pascal, que en sus manos se vuelve una nueva versión de la dialéctica del amo y del esclavo, y también de los fundamentos de la teoría de los conjuntos.
Continúa con una clínica de la perversión, con los modelos de la histérica y del obsesivo. Todo esto contagia, brilla, cautiva. Ent

  • 394
  • 500
  • Rústica
  • 2008
  • Castellano
  • 9789501239805

Otros productos de LACAN JACQUES

Su comentario será moderado antes de su publicación. Este espacio le permite compartir su opinión sobre el libro con otros lectores, evite comentarios que no sean pertinentes ni alusivos al libro. Por favor sea amable, respetuoso y cuide su lenguaje.