Cuspide.com

BUSCAR

Normalmente salida del depósito en 3 días

AR$ 450,00
U$s 22,33

convertir a otras monedas

Sumás 225 puntos

Canjealo con 4500 puntos

Precios válidos para compras on-line

Este nuevo y provocador libro de José Pablo Feinmann sitúa el poder mediático, el poder de los medios de comunicación, en el centro de nuestro tiempo globalizado que idiotiza las conciencias.

Partiendo de la consigna Hizo más Bill Gates que Descartes por la centralización del sujeto, narra una situación preapocalíptica que se proyecta en el siglo XXI, en la que las subjetividades son colonizadas. El capitalismo ha realizado una revolución que se expresa peligrosamente por medio del imperio bélico norteamericano, al mismo tiempo que se arroja sobre el mundo con su inteligente utilización del entertainment idiotizante pero gozoso.

El elemento terrorífico que se añade es el poder de Internet como elemento de sumisión: un medio que se vislumbró como herramienta de liberación se ha transformado en una agencia de control sutil desde cualquier lugar remoto del planeta.

Monopolizar la información es la utopía de todo poder mediático, y esto ya ha sido hecho, dice Feinmann. Las voces alternativas son pequeñas: penetrar la red de esa complejidad es su objetivo.

En este libro brillante, un ensayo autónomo deleitará a los lectores: la culocracia. El culo-idiotizante aparece como esencial al espíritu de dominación del capitalismo modelo siglo XXI, el de los mass-media desbocados. Y ahí entran el universo revulsivo de Tinelli y el del Cavaliere Berlusconi. Para cerrar con los denunciantes Assange y Snowden que acusan al Big Brother de Internet en un mundo de espías.

Feinmann capta con sensibilidad singular una época compleja tramada por zonas grises en un libro desafiante y endemoniado. Sin temerle a la autoironía o autoparodia, no deja de adscribir un peso importante al rol simbólico del escritor como intelectual que da testimonio de la experiencia de un país y de un mundo, confiriendo con ello a esa experiencia una identidad pública.

  • 664
  • 400 gramos
  • Rústica
  • 2013
  • Castellano
  • 9789504936121

Los 5 títulos más vendidos de Ensayos

Otras novedades de No Ficción

Otros productos de FEINMANN JOSE PABLO

Su comentario será moderado antes de su publicación. Este espacio le permite compartir su opinión sobre el libro con otros lectores, evite comentarios que no sean pertinentes ni alusivos al libro. Por favor sea amable, respetuoso y cuide su lenguaje.

Comentarios
Facebook

Hacer un comentario

  • dijo:

    Un libro reciente de José Pablo Feinmann lleva el título fascinante El Poder Mediático, subtitulado Una Filosofía Política. No obstante, tengo otra idea que el señor Bertazzi y por tanto Vd. puede encontrar abajo mi opinión. ¿Quién es un filósofo? ¿Alguna persona que es capaz de citar a otros filósofos? ¿Alguna persona que puede refeccionar de fenómenos actuales? ¿Alguna persona quién muestra saber razonar lógicamente, así logrando algún entendimiento de nuestro mundo? Esas preguntas erigen leyendo el libro nuevo de José Pablo Feinmann. Por cierto, el autor escribe entretenidamente, como en efecto fuera un escritor literario. Esto es un cumplido. El erudito Feinmann he leído muchísimo, de (¡santo!) Tomás de Aquino a los filósofos “modernos”, de estos mayormente los alemanes y de estos favoritamente Martín Heidegger. ¿Por qué esto? El libro está llenado con un montón de ejemplos de la media no cuestionándolos sino poniéndosenos con gran seguridad que estas medias gobernar nuestra vida democrática; me parece que estos ejemplos están copiados de contribuciones en algunos periódicos. La tesis no es de ningún modo original; hace muchas décadas es un tópico importante entre los politólogos. Estos dichos no habían tirados la misma conclusión absolutamente negativa de nuestro autor. Por eso, es muy decepcionante que el libro contenga ninguna discusión con estos politólogos para hacer aceptable su conclusión de valor opositora. Además, se podría esperar con razón que Feinmann haya hecho todo lo posible para demostrar negativamente los hechos en que su tesis sería basada. La mera cumulación de ejemplos aislados no puede formar en ninguna manera una demostración. Como nuestro filosofo declara a priori que no es un adepto de Escuela de Viena, no resulto ser capaz de hacer caso de acertar objetivamente los hechos relatados. Más peor es que no se pueda reconstruir las líneas lógicas de Feinmann. ¿No habría sido evidente comenzar el discurso con una circunscripción clara del fenómeno del poder? Está evidente que el vocablo ´poder´ se refiere más o menos a la capacidad de restringir el comportamiento de otras personas, como, por ejemplo, Max Weber ha indicado tan convencidamente. ¿La tesis de Feinmann va a deducir meticulosamente desde una noción como esta? Por otro lado, ¿no nos da las medias nuevas positivamente la oportunidad gigante de controlar nuestra democracia? Hay otro tema que vale llamar la atención. Feinmann cree que nuestras medias actuales pueden ser caracterizadas por la atención para el culo femenino. Incluso habla de ´culocratia´. Por mucha interesante y aún cómica que esta posición sea, el autor no nos la demuestra convencidamente - ni, de nuevo, a la altura de la evidencia del fenómeno, y tanpoco por la derivación lógicamente de la relevancia de esta observación para su discurso. ¡Qué lastima! Concluyendo, no creo que el libro merezca el epíteto ´filosófico´, a causa de que - en mi opinión – no sólo los hechos sino también los razonamientos son de una naturaleza no teniendo ningún compromiso. El libro de Feinmann contiene un gran desorden inherente. Por eso, quizás sea de una índole literatura. Pedro Paraíso, Buenos Aires, 26-10- 2013

    13/11/2013 10:26a.m. ¿Te pareció interesante este comentario?