Cuspide.com

BUSCAR

Normalmente salida del depósito en 3 días

AR$ 399,00
U$s 24,63

convertir a otras monedas

Sumás 199 puntos

Canjealo con 3990 puntos

Precios válidos para compras on-line

La escasez de estudios históricos sobre las últimas décadas del siglo XX parece abonar aquella afirmación popular que sostiene que los argentinos no tenemos memoria. En particular, esto se verifica ante el período comúnmente conocido como (los setenta), un decenio que, en más de un aspecto, puede considerarse el más violento del siglo.
Si los tomos anteriores de la trilogía (Marcados a fuego) confirman que la violencia es inherente a nuestra historia política, el presente volumen es el relato de su expresión desmedida. A partir de la asunción de Héctor Cámpora a la presidencia, el derrotero de los años setenta está signado por la exacerbación de los conflictos: los choques violentos en el interior del peronismo, las guerrillas montonera y marxista, la represión paraestatal, las luchas obreras, el terror como herramienta gubernamental de sometimiento, la huida hacia adelante del régimen con la guerra de Malvinas, hasta la elección de Raúl Alfonsín como presidente.
Marcelo Larraquy explora los aspectos más oscuros de la vida política nacional a partir de su manifestación más extrema.
Con un enfoque que elude juicios morales, descalificaciones y visiones estereotipadas, el autor se propone narrar para comprender. Comprender por qué se mata, en nombre de qué, de quién, sobre qué bases, con qué fundamento, con qué finalidad. Porque nadie está al margen de una historia de la cual todos somos parte.

  • 360
  • 460 gramos
  • Rústica
  • 2013
  • Castellano
  • 9789870428527

Los 5 títulos más vendidos de Historia Argentina

Otras novedades de Historia Geografía Arte

Otros productos de LARRAQUY MARCELO

Su comentario será moderado antes de su publicación. Este espacio le permite compartir su opinión sobre el libro con otros lectores, evite comentarios que no sean pertinentes ni alusivos al libro. Por favor sea amable, respetuoso y cuide su lenguaje.

Comentarios
Facebook

Hacer un comentario